Y ya son 9 años...

Contacto Madremia

Publicado el 09 noviembre 2020

Y ya son 9 años...
Hace 9 años, mi querida amiga Andrea y yo habíamos sido mamás hace poco. Figurábamos puérperas, llenas de dudas y aprendiendo día a día de esta nueva etapa que estábamos viviendo en nuestras vidas. Éramos amigas de hace años, nos conocimos en una pega, y por cosas del destino nos volvimos inseparables, y así fue! Vivimos mucha aventuras, viajes, amores, desilusiones, grandes logros, estuvimos un tiempo separadas cuando me fui a vivir fuera de Chile, pero al final siempre estuvimos juntas.
La maternidad nos cambió por completo, creo que a toda mujer en realidad, pero hablando desde nuestra vereda, tuvimos una experiencia común muy potente, y pucha que es importante criar junto a otras madres! Aprendimos juntas, la lloramos en los momentos duros en que uno de frustra porque lo haces todo y no resulta, pero también creo que fuimos demasiado felices. Y fue dentro de toda esta montaña rusa de la vida, que un día hablando de la vuelta a la pega despues del post natal, nos dimos cuenta de lo dificil que era el tema de la lactancia, y que eso nunca nadie te lo contaba!
 
La Andre volvió a trabajar a los 3 meses de su primera guagua (el post natal en ese tiempo era 3 meses), y la pobre me contaba sus "experiencias" sacandose leche en la oficina, en que se iba literalmente al baño, y en pelota se plantaba con el extractor para poder mantener su lactancia. Ahi nos dimos cuenta de que había una oportunidad, porque si bien la ropa "de embarazada" de esa epoca era MATADA de fea, al menos algo había mas adaptado a las guatas. SIn embargo a la hora de dar papa o sacarte leche, la ropa era CERO adaptada para poder hacerlo cómodamente. Así, una querida amiga sueca nos mostró que en Europa existía la "ropa para lactancia"... ¡WOW!  la solución a todos nuestros problemas, con un simple pañuelo (nuestro famoso Pañuelo de Lactancia) podías hacer que tu experiencia de amamantar fuera muchisimo más piola y placentera para mí y para la guagua.
 
Fue así como con esta idea loca y nuestras ganas de hacer algo propio, armamos una sociedad y le pusimos un nombre a este emprendimiento: MADREMÍA (después de muchas votaciones entre nuestros amigos y familia ese fue el nombre ganador) y juntas nos lanzamos a fabricar unos modelos de poleras y pañuelos de lactancia. "Para probar" - dijimos, y así cada una trabajando en sus pegas formales, un 11 de noviembre del 2011 lanzamos nuestra primera pagina web con 5 modelos de poleras y 5 pañuelos. Hicimos una sesión de fotos preciosa! con nuestra querida amiga sueca de modelo y mi hijo de 6 meses Felipe (ay que lindo era ese gordo!). 
 
Un amigo de la pega nos armó la pagina web, no tenía ni carrito de compra, solo un formulario, y aun así empezamos a recibir nuestros primeros pedidos. Todo el tema de la fabricación era tema de la Andre por todo su background en el retail, y grandes amigos y profesionales que desde el comienzo están junto a nosotras, y por mi lado siempre trabajé en e-commerce así que fue lo más natural comenzar con una página web y Facebook que en ese momento era lo que la llevaba en redes sociales,
Obviamente las hacíamos todas, en los tiempos libres de la pega nos metíamos a revisar el correo y los pedidos, partíamos 2 veces a la semana a Chilexpress a dejar los paquetes, y claro, cuando empezamos a recibir solicitudes de "me quiero probar" "como elijo mi talla?" nos dimos cuenta que debíamos tener un espacio para eso. Así que el departamento de la Andre (que era nuestro centro de operaciones) se convirtió en nuestro showroom los días martes y jueves. Nuestro primer showroom fue penoso, nos preparamos, ordenamos, teníamos perchero especial y todo y no llego nadie!!!! que pena!!! Pero igual persistimos, y poco a poco se empezó a correr la voz y cada martes y jueves llegaban nuestra clientas a probarse, con sus maridos, con la guagua, con sus mamás... era super bonito, esa dinámica de estar cerca de nuestras clientas, conversar con ellas, compartirnos tips y echar la talla que a veces es lo que uno más necesita...
 
Hicimos de TODO para darnos a conocer, showrooms ampliados con otras marcas, flyers, concursos, alianzas con otras marcas que ya llevaban más tiempo (de ahí nació nuestra gran amistad y alianza con Medela con quienes llevamos años de mutua colaboración y amistad!), empezamos a participar el charlas que se hacían en varias clínicas de Santiago y ahi partíamos a montar nuestro mini-stand. Organizábamos charlas sobre lactancia y junto a nuestras queridas asesoras de lactancia como la Naty armamos grupos super choros para poder hablar más del tema (pese a que hoy está lleno de eso, créanme que hace 9 años no había mucha info ni instancias para hablar de lactancia).
 
Desde siempre participamos en cuanta feria había, y con el tiempo fuimos afinando el ojo para participar en las ferias donde realmente nuestro nicho de clientas estuviera presente (fuimos a muuuuchas en las que no vendíamos NADA, y terminábamos comprándonos todas las cosas de los otros stands jajajaj). Tantos años participando en la famosa Expo Bebé que ya nos conocemos entre los expositores y se ha generado muy buena onda con los años. El trabajo era duro, pero valía la pena! Eran 3 días de venta, contacto con las clientas, recoger feedback de ellas y del mercado, de nuevos productos y competidores. Tantos buenos recuerdos de ferias, en donde "nos enguatábamos" con nuestras guatas falsas para poder lucir mejor nuestra ropa y mostrársela a las clientas puesta! Lejos la mejor estrategia!
 
Y así fue como un año en nuestra querida Expo-Bebé conocimos a la Vere y a la Dani de la marca chilena Ahí-Tá! que estaban en el stand de al lado. Desde ahí decidimos asociarnos para potenciarnos entre las marcas y buscamos un lugar compartido donde instalarnos con nuestro showroom. Llegamos a esta casa en Vitacura, donde había una tienda de decoración, y nos sub-arrendaba la parte de atrás... Se entraba por el costado, y ahi en una piecita pequeña armamos nuestro perchero y comenzó nuestra tienda! Atendiendo de lunes a jueves en las tardes de 14 a 18. Como éramos 4, a cada una le tocaba atender un día (porque no cabía nadie más jijijij). Ya a esa altura con la Andre nos habíamos cambiado a una pega de medio día para poder compatibilizar con nuestro negocio.
Y pasó un año juntas en la piecita de atrás hasta que nos ofrecieron ocupar la tienda. Ahí fue donde nos lanzamos, y tomamos el arriendo de la casa completa, armamos bodegas, oficina para cada marca, y nos decidimos a dedicarle todo nuestro tiempo, energía y corazón a nuestra tienda y marca querida. Hicimos grandes remodelaciones en el lugar, y así inauguramos nuestra primera "tienda oficial" en nuestra casa de Vitacura: Buenaventura 1783. El día de la apertura hicimos una inauguración filete! Invitamos a embajadoras de la marca, amigas y familia, y con ese evento comenzó nuestra aventura que por todos estos años ha sido nuestra segunda casa, nuestra amada TIENDA!
Así desde el año 2013 compartimos la tienda con nuestras queridas socias y amigas de Ahi-ta! Fuimos a ferias juntas e incluso postulamos a fondos de los cuales salieron proyectos super entretenidos como Espacio Mamá y Bebé, un lugar donde además de la venta de productos, teníamos un espacio para transmitir charlas y talleres online por streaming, super "visionarias" para ese entonces, quien pensaría que 4 años después eso iba a ser pan de cada día!
Con el correr de los años la familia de Madremía fue creciendo, nacieron nuestros siguientes hijos, y así entre coches y sillitas trabajábamos creando y diseñando cada temporada colecciones choras de ropa. Fuimos ampliando nuestro mix, y ya no solo cubríamos el tema de la lactancia sino nos expandimos a todo el embarazo con jeans, ropa deportiva, calzas, etc. Nos pegamos un viaje bacán a Perú en busca de telas y proveedores, y así empezamos fabricar nuestra colección de ropa interior y pijamas allá. Fue un éxito hasta que con el dólar tan alto tuvimos que dejarlo. 
La flexibilidad siempre ha sido lo nuestro, adaptarnos a los cambios de la industria y de nuestras consumidoras, de la competencia y de nosotras mismas. Porque si bien este es EL negocio que nos mantiene económicamente, también es el estilo de vida que elegimos que nos permite ser madres, ser profesionales y ser mujeres en todos sus ámbitos. 
Y como hay que hacerlas todas, desde nuestros inicios de la marca que nuestras modelos de la ropa siempre han sido amigas cercanas en sus propios embarazos, incluso nosotras mismas. Y luego fuimos profesionalizando nuestra fotografía con estudio de fotos y asesoría top! Para darle un look más cool y pro. Sin embargo con la pandemia todo el escenario cambió y no pudimos seguir haciendo fotos de estudio, por lo que volvimos a las fotos nuestras! Todo parte de flexibilizar y adaptarse no? Aquí les dejo un mix de fotos de modelos todas muuuuuy queridas por nosotras!
 
Mirando hacia atrás puedo decirles que los años dorados de Madremía fueron el 2016 y 2017, si bien nuestra empresa siempre ha sido un buen negocio, no les puedo mentir que esos años estábamos en llamas! Nuestro crecimiento iba increíble, así que nos lanzamos con una segunda tienda en Santiago! Nuestra tienda del barrio Bellas Artes en calle Monjitas. Aunque la tienda no daba a la calle, igual las clientas que nos conocían nos buscaban y llegaban! Estábamos en un 7mo piso del edificio Galaxy, al lado del metro, lo que les facilitó a muchas de nuestras seguidoras poder ir a comprar. Allí armamos una red super fiel de clientas, y era típico a la hora de almuerzo las que se "escapaban" de sus pegas para ir a nuestra tienda! Así que con 2 tiendas tuvimos que ampliar el equipo también, porque obviamente no podiamos hacer todo las 2, así que fueron los años en que tuvimos el equipo mas grande de la historia de Madremía, llegamos a ser 10 chiquillas, todas con unas pilas y compromiso impresionante.
Si hay algo de lo que no nos podemos quejar con la Andre, es que SIEMPRE hemos trabajado con grandes personas, profesionales, comprometidas y secas cada una en su especialidad! Y tenemos una mística bien especial en el equipo, nos agarramos pal leseo, somos cercanas, una familia! Y eso se transmite en nuestra atención al cliente y tooooda la experiencia con las personas, porque nos encanta lo que hacemos!
 
Junto con nuestro equipo y nuestras clientas, también hemos tenido la compañía de nuestras embajadoras, que han sido fundamentales para ayudarnos a dar a conocer la marca a las demás mamás. Porque cada una de ellas fue super clave en lo que vivíamos en ese momento, siempre las recordamos con demasiado cariño, y ahora las vemos con sus hijos e hijas grandes, da un orgullo tremendo haber trabajado con todas ellas! Más aún porque apostaron por apoyar una marca chilena pequeña, eso es colaboración!
 
 
 
 
Y llegando al final de esta linda historia les quiero contar que aunque parece todo lindo y bello, hemos pasado por momentos re-difíciles también, nos han robado 3 veces en distintas circunstancias, tuvimos un año muuuuuy malo el 2019, tanto así que nos llevó a cerrar nuestra tienda de Monjitas porque simplemente ya no daba para más. Nuestro equipo grande y completo se ha tenido que ir achicando en varias ocasiones dejando partir a excelentes personas en el camino. Por eso les digo chicas, no todo lo que brilla es oro, y hay que sacarse la cresta no más y entender que en esto de los negocios un día estás arriba y en otros abajo, y aprender a adaptarse y reinventarse es parte del desafío. Pero sin duda el desafío más lindo de nuestras vidas, porque PUCHA que hemos aprendido! PUCHA que hemos disfrutado! Y no solo por el hecho de ser nuestras propias jefas, sino también es el ORGULLO máximo de nuestras vidas poder dar trabajo a otra personas, producir una marca EN Chile, diseñar ropa que nos encanta para que otras madres se vean bellas, trabajar con gente increíble, aprender día a día de nuevos temas, crear e inventar! Eso es lo que nos mueve y apasiona y que hace que sigamos en este camino.
 
Solo podemos dar las gracias a todos quienes en estos 9 años han sido parte de MADREMÍA  nos han permitido crecer, llegar a ustedes y ser parte de sus vidas en esa etapa tan bacan!
 

 

Y que viene para adelante? Uffff, miles de proyectos, porque nuestras cabezas y corazones no paran y no pararán, no hay pandemia que nos detenga! 
VAMOS POR MÁSSSSS! Las queremos, amamos y adoramos hoy y siempre! (gracias por tanto y a nuestros maridos que son fundamentales en todo esto!)
 
Juli y Andre
 

Más post